martes, 18 de diciembre de 2012

Iglesia La Magdalena

Planta de la iglesia

             El origen de esta iglesia fue una pequeña ermita del siglo XII que se erigió sobre una de las puertas de la antigua muralla de Valladolid y que fue convertida en parroquia. Entre los años 1538 y 1547 el Doctor don Luis del Corral, Oidor de la Real Chancillería de Valladolid y miembro del Consejo Real mandó construir una capilla funeraria adosada a la ermita medieval para que sirviera para su enterramiento.
Iglesia de La Magdalena

            Esta capilla de planta cuadrangular está cubierta con una bóveda de terceletes y combados, es una habitación espaciosa que se ha respetado íntegramente al construir la iglesia, conserva aún la reja de acceso del siglo XVI decorada con las armas del Doctor y el retablo construido y labrado por el escultor palentino Francisco Giralte en 1547.

            El edificio actual se construyó a partir de año 1566 gracias a la magnificencia de don Pedro de la Gasca entre los años 1485 y 1567, adquiriendo el patronato de la misma para utilizarla como panteón funerario para su enterramiento y para que pregonase su grandeza. El abulense Pedro de la Gasca demostró fidelidad a la Corona ya desde la guerra de las Comunidades de Castilla en 1521, Carlos V le nombró Virrey del Perú en 1546 y a su vuelta Obispo de Palencia y de Sigüenza donde murió en 1567.
Estatua de María Magdalena

            Las trazas del templo son del arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, quien  comenzó las obras para continuarlas en  1570, su aparejador Francisco del Río. La edificación comenzó por la capilla mayor, bajo la cual se dispuso la cripta para alojar los restos mortales de su patrono y de sus familiares. A partir del año 1570 se construyó el cuerpo de la iglesia, un templo en forma de cruz latina constituido por una nave espaciosa y luminosa  de grandes proporciones de tres tramos, que se reparten la capilla mayor y el crucero, también dispone de un coro alto a los pies. Grandes contrafuertes al exterior y gruesos muros para soportar las bóvedas que la cubren, estas son de crucería estrelladas con las claves decoradas con las armas del Obispo patrono. El crucero del lado de la Epístola no se pudo completar ya que interfería con la capilla del Doctor Corral, se propuso a sus descendientes el demoler la capilla y edificarla en otro lugar pero estos se negaron.

            Todo el edificio está construido en ladrillo, tapial y piedra para los lugares nobles. La fachada principal está formada por un gran lienzo vertical de piedra, con doble puerta de arcos de medio punto y un gran cuerpo central con un nicho ocupado por una estatua de María Magdalena, dos óculos y un gran escudo de estilo renacentista del patrón Pedro de la Gasca, todo rematado por un frontón triangular. Al lado del Evangelio se levanta una torre de ladrillo con planta cuadrada con un cuerpo superior para las campanas. La torre tuvo que ser reconstruida en los años cuarenta respetándose su fisonomía original, ya que la anterior se hundió en 1938 debido a su mal estado. En el interior, a lo largo de las paredes y a la altura del arranque de las bóvedas corre un friso con una leyenda relativa al patrono.

            Destaca en el interior, el sepulcro de Pedro de la Gasca, realizado en alabastro y jaspe obra del escultor Estéban Jordán. En un principio este sepulcro se encontraba en la capilla mayor pero fue trasladado a mediados del siglo XX a su localización actual ya que de esta manera no se entorpece el culto.

            El retablo mayor y las esculturas son obra de Estéban Jordán que trabajó sobre ellas de 1571 a 1575. El retablo de tres calles se divide en banco, tres cuerpos y ático. En el banco se pueden apreciar bajorrelieves  de pasajes de la vida de María Magdalena, el primer cuerpo está presidido por una imagen de la Santa y en los cuerpos segundo, tercero y en el ático se encuentran pasajes de la vida de Cristo, el retablo se corona con un calvario flanqueado por los escudos de Pedro de la Gasca. En la sacristía hay un crucifijo de la escuela de Jordán y en el coro alto un órgano barroco del siglo XVIII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario