miércoles, 16 de enero de 2013

Iglesia de San Nicolás

Iglesia de San Nicolás

            La parroquia de San Nicolás es una de las más antiguas de Valladolid. La primera iglesia fue fundada por el Conde Ansúrez, estaba situada en las proximidades del Puente Mayor, y era de estilo románico. Este templo desapareció en la segunda mitad del siglo XVI y fue reedificado por Doña María Sanz de Salcedo entre los años 1584 y 1595, fundándose a su vez un monasterio de monjas agustinas. Para el nuevo templo se siguieron las trazas de Juan de Nates y Pedro de Solórzano y para el monasterio las de Diego de Praves.

            Durante la guerra de la independencia tanto la iglesia como el monasterio fueron desmantelados y destruidos, y fue entonces cuando en 1841 se trasladó la parroquia a la iglesia que los frailes Trinitarios Descalzos tenían en la Plaza de la Trinidad desde 1670 y que habían reconstruido entre los años 1732 y 1750, siguiendo seguramente las trazas de Fray José de la Santísima Trinidad, arquitecto de la orden.

            El templo ha sufrido bastantes modificaciones hasta que ha alcanzado el estado actual, del antiguo templo barroco solo quedan algunas dependencias, está construido de ladrillo y tapial y sigue el esquema habitual de este tipo de iglesias. En un principio tenía tres naves, de las cuales se perdió la de la Epístola. La iglesia actual tiene planta de cruz latina formada por la nave y el crucero, dispone de capillas laterales comunicadas entre sí y cerradas mediante rejas. Está cubierta con bóveda de medio cañón con lunetos, y sobre el crucero con cúpula sobre pechinas, el  presbiterio rectangular también está cubierto con bóveda de cañón con lunetos.

Planta de la iglesia

            La fachada sencilla y austera está construida con sillares de piedra, la forma un gran rectángulo vertical rematado por un frontón triangular. La portada es adintelada con dovelas resaltadas por almohadillados cajeados, encima de su entablamento dispone de un nicho con frontón circular flanqueado por roleos y bolas adosadas.

            A mediados del siglo XVII se construyó un convento al lado que no ha llegado a nuestros días, la orden Trinitaria abandonó el templo a causa de la Desamortización, lo que propició su conversión en la actual parroquia de San Nicolás.

            Del interior destaca el retablo, de finales del siglo XIX que incluye relieves y pinturas de otro retablo anterior de estilo rococó que fue prácticamente destruido por un incendio en 1893 y que era el original de la iglesia trinitaria, está presidido por la imagen de San Nicolás con indumentaria episcopal sujetando tres manzanas y con una cuba con niños a sus pies. También destaca la escalera existente en un tramo anejo a la capilla mayor perteneciente al antiguo convento, es una escalera barroca ornamentada, de gran calidad, consta de dos tramos de ida y vuelta y está cubierta mediante una bóveda poligonal decorada con yeserías de formas geométricas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario